IGLESIA SAN TOMÉ DE MASIDE

En pleno cementerio de Maside un edificio llama nuestra atención. Sobre el verde y en el centro del camposanto se alza, desde 1910, la imponente iglesia de Santo Tomé. De origen románico, el templo cuenta con una única nave y su ábside tiene forma de rectángulo. El templo parece custodiar las almas de aquellos que partieron. A su izquierda, dos enormes y bellísimos pinares intentan competir con la parroquia, de estilo Neoclásico. Es inútil. En lo alto, su doble campanario de piedra gris luce seguro, confiado, y otea, sin perder detalle, todo lo que acontece a su alrededor. A ambos lados de su robusta puerta observamos dos columnas cuyos capiteles están decorados con figuras de animales. El silencio es absoluto. Tal es así, que escuchamos nuestra propia respiración. Nuestras pulsaciones bajan. Estamos llenos de paz.

Fotos

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para «permitir cookies» y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en «Aceptar» estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar